jueves, 1 de marzo de 2012

Chupeteros para bebés

¿Sabéis que el primer chupete moderno que se patentó en Estados Unidos data del año 1900?

Buscando un poco de historia por la red os cuento que los primeros chupetes que las mamás daban a sus “cachorros” eran trapos de tela rellenos con azúcar u otros alimentos que calmaban su hambre o simplemente su reflejo de succión.

¿Interesante verdad? Además estaban asociados a las clases humildes y considerados antihigiénicos.

Hace algún tiempo comencé a hacer chupeteros o cadenas portachupetes (la verdad es que no sé muy bien como llamarlos)... Vamos, enganches para colgar el chupo. El caso es que es un complemento básico si no quieres pasarte el día recogiéndolos del suelo y lavándolos (aunque supongo que el que un chupo esté en nuestros suelos es mucho más higiénico que rellenar un trapo de “a saber donde” con azúcar, jejeje)

Chupetero caracol
Como no podía ser de otra manera, el primer chupetero fue un caracol (para aquellos que todavía no sepan porqué, pues sencillamente porque a mi hijo le chiflan estos animales. Además los esconde por la casa y pueden aparecer donde menos te lo esperas)

El otro portachupete quiere simular un submarino. ¿Qué por qué? Pues porque me dio por ahí. Empecé a pensar y a dibujar y salió esto. A mi personalmente me gusta mucho también, aunque le tengo especial cariño al “col-col”.

Chupetero submarino
Estos broches para el chupete son totalmente personalizables en cuanto al color de las telas, fieltro, cintas, y elección de "bichejos". Los que os muestro hoy están hechos totalmente de fieltro y llevan pinza y longitud de cinta de seguridad.

Poco a poco os iré enseñando más cosas. De momento para abrir boca os dejo estos dos modelos.

¿Qué os parecen? ¿Os gustan?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada